single-image

Plaza del Cedro, cenar en THE CEDAR REST&BAR

PLAZA DEL CEDRO, ¿DÓNDE CENAR?

Rodeado de kebabs, restaurantes chinos y bares de tapas, descubrimos este restaurante de pura casualidad, habíamos tomado mil cervezas en la Plaza del Cedro y y en ese mismo bar, pero no era un sitio que hubiéramos considerado para ‘cenar bien’.

La Plaza del Cedro es una zona típicamente universitaria, pero en verdad, tienes de todo para todos los gustos.

Yo, que no soy una buena bebedora de cerveza, no había ni considerado cenar en la Plaza del Cedro. Lo bueno en esta vida es admitir tus errores – si no tienes más remedio -, y el hecho de no ir antes a The Cedar fue uno de ellos.

LA CENA

Nuestra cena consistió en: un platazo de pulpo brasa en ajada de aceite y crema veloteu (ahora lo hacen  con matices de gin tonic, al cocinarlo le ponen ginebra, cardamomo y enebro FLIPASPIPAS), fingers de queso, una sartén de jamón y foie, un mix de croquetas y …

*chan chan chan*

LA JOYA DE LA CORONA.

Costillas cocinadas durante dos días a 75 grados, en la Plaza del Cedro, pensadlo.

Comerse ese costillar es una experiencia increíble, fácilmente a la altura de la carne de Angus de la que os hablé en otros posts. Obviamente, salvando las diferencias en sabor, puesto que son dos carnes muy distintas. Era de estas costillas en las que no tienes que hacer absolutamente ningún esfuerzo en separar la carne del hueso, es decir, disfrutas comiéndote la costilla, no acabas peleándote con ella. Muy, muy recomendable.

Lo he dejado para el final, porque lo consideraba de una obviedad increíble, las croquetas en The Cedar son de diez. Sé que es difícil no hacer bien las croquetas, pero también sé que hacerlas sobresalientes es todavía más complicado.

Pedimos por recomendación del camarero dos de cada tipo: croquetas tenemos de morcilla y mañana, de pollo y calabaza,  de jamón y de queso brie.  plaza-del-cedro-cenar-en-the-cedar-restbar

RESUMEN DE CARACTERISTICAS

  • El lugar: es la típica cervecería tipo irish. Con los bancos de madera y los carteles estratégicamente envejecidos. La única diferencia con un irish bar tradicional y autentico, es que The Cedar está muy limpio y el suelo no está enmoquetado.
  • La atención:  Inmejorable, The Cedar tiene ese tipo de camarero que te invita a volver, que es gracioso, amable y te da la confianza necesaria para preguntarle que recomienda pedir.
  • Lo mejor: la atención, el toque japo-fusión que tienen algunos de sus platos y la relación calidad-precio.Todos los platos que he mencionado antes, con sus correspondientes tres pintas de cerveza y postre, fueron alrededor de 52 euros en total. Pura magia. 
  • Lo peor: al estar en plena Plaza del Cedro, normalmente no reparas en su existencia como restaurante, sino que lo enfocas más como bar.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may like